12 dic. 2009

IX Encuentro de Iconografía Argentina

En este encuentro, varios talleres exponen sus iconos. Y es lindo indagar un poco en cómo visitar esta muestra: más que mirar se trata de leer. Un icono se escribe y se lee.

Los iconos, como ya sabemos, no son meras obras de arte ni relatos, sino que simbolizan. Pero no son sólo imágenes que representan algo que se podría escribir: figuras y colores que se traducen en palabras y en hechos. El símbolo, como explicó el Padre Eduardo Pérez del Lago en la inauguración de esta muestra, debería hacer presente lo que se simboliza y no solo hacer referencia a ella. Este es el significado que tenía la simbología en la Edad Media y que se perdió con el racionalismo del hombre. Hay que volver a eso para leer los iconos ya que ese es su fin. Jesus, la Virgen María y los Santos están presentes en los íconos. Es una búsqueda y un aprendizaje para nosotros.


Un libro recomendado para entender un poco de cómo aprender de los iconos (y no sobre los iconos) es el libro de Henri Nouwen: La Belleza del Señor. En este libro Nouwen describe con mucha sensibilidad su experiencia fente a cuatro íconos. Estos son: el Icono de la Santísima Trinidad, el Icono de la Virgen de Vladimir, el Icono del Salvador de Zvenigorod y el Icono de la Venida del Espíritu Santo. A cada ícono le corresponde un capítulo corto y es muy inspirador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario