16 ago. 2008

¿Qué son los ángeles?

(Transcripción de la charla del Padre Eduardo Pérez del Lago)

Dios es creador de todo lo visible e invisible. Los ángeles pertenecen al mundo invisible y nosotros participamos de ese mundo. Dios es lo invisible no creado y los ángeles son lo visible creado.

El mundo de los ángeles es más complejo que el mundo material que es una materia extraordinariamente diversa. El mundo espiritual es un mundo infinito, un mundo inconmensurablemente grande y complejo. No hay un tipo de ángel. Hay nueve coros de ángeles con distintas funciones en la Sagrada Escritura: serafines, querubines, tronos, dominaciones, virtudes, potestades, principados, arcángeles y ángeles guardianes.
Los ángeles son personas espirituales. Hay tres tipos de personas: las personas divinas (Padre, Hijo y Espíritu Santo), las personas angélicas y las personas humanas. Persona es individuo racional de naturaleza espiritual. La forma de individualizar a la persona es el cuerpo. Como no hay forma de hacer un individuo de los ángeles cada ángel agota su naturaleza. Es decir, es como si hubiera un solo león, un solo perro. Un ángel es único y absoluto. Es como un león que agotara los leones. Lo que individualiza un ángel no es su cuerpo. Los ángeles y hombres son a imagen del Verbo pero los hombres son imágenes del Verbo encarnado.
El mundo de los ángeles no es un mundo separado de este mundo, sino que se interrelaciona con el nuestro. Son mundos parientes, somos hermanos. Los ángeles se crearon antes que los hombres. Hay una historia de los ángeles anterior a la nuestra.

Los ángeles tienen inteligencia y voluntad. Pero es muy distinta a la inteligencia y voluntad de los hombres porque nuestra inteligencia y voluntad no son intuitivas. Aristóteles decía: nada hay en la inteligencia que antes no haya pasado por los sentidos. Nosotros llegamos a conocer algo que es abstracto, como el amor, al ver muchos actos de amor. Después les sacamos el ropaje a todos esos actos. Hay doce pasos en este proceso, por ejemplo de saber lo que es una silla: seis de la inteligencia y seis de los sentidos. Es muy falible. En los doce pasos puede haber error. Nuestro conocimiento es imperfecto. Si un ángel viera una silla, hipotéticamente, captaría la esencia de la silla inmediatamente, tienen un conocimiento intuitivo, y diría sí o no a la silla, en un solo acto. Los ángeles entran en contacto con la verdad sin ninguna mediación. Somos menos responsables que los ángeles.
El pecado del hombre es un pecado que adolece. El hombre vio un árbol, vio que era apetitoso, quería ser como Dios y eso le pareció bueno. Pero se equivocó. De haber sabido que iba a traer la muerte no hubiese comido. Al ángel no le pasa eso. El pecado de los ángeles es un pecado instantáneo.

Dios, le mostró al ángel que Dios se iba a hacer hombre, que se iba a hacer sustancialmente en una naturaleza inferior a la suya y que el ángel se iba a tener que arrodillar ante un hombre porque ahí iba a estar presente Dios. Algunos ángeles rechazaron ese plan de Dios. Dios se la muestra de manera intuitiva. Dios hace lo mismo con nosotros. Dios al hacerse Eucaristía se esconde en una naturaleza inferior a la nuestra (pan y vino). El ángel se tiene que arrodillar ante el hombre lleno de Dios y el hombre ante la Eucaristía llena de Dios. La naturaleza tiene su rebelión que aparenta adorar algo inferior.

El pecado propio del ángel es la envidia y el pecado propio del hombre es la soberbia. No existe redención en los ángeles. No pueden pedir perdón. El demonio no puede cambiar. La razón de nuestro perdón es la ignorancia: Jesús dice "Padre perdónalos, que no saben lo que hacen" (Lc. 23,34). Los hombres pecamos por ignorancia. Sabemos pero no sabemos. El demonio sabe perfectamente. El hombre es soberbio. Quiere ser como Dios. Es bueno querer serlo y nos va a complacer pero hay que hacerlo con obediencia, no con nuestra propia fuerza. La envidia es destructiva. La envidia no soporta el bien del otro, es la destrucción del bien ajeno.

Es un mundo complejo que es antes del hombre y Dios lo pone a prueba. Al tener que adorar algo inferior, algunos deciden no hacerlo. Se comienza una lucha contra la historia de salvación. Pero seguramente hay muchos mas ángeles que demonios.

Decimos que hay tres misiones u objetivos que Dios tiene al crear a los ángeles que son los mismos que Dios tiene al crear al hombre. 1. Para el bien de Dios: para que lo amen y lo glorifiquen libremente. 2. Para el bien del ángel que es un ser pleno que refleja la bondad, verdad y belleza. 3. Para los demás, para la amistad, para que nos amemos y compartamos los bienes con los otros.

Todo esto es un misterio. La Biblia comienza con la creación del hombre y termina con la redención del hombre. La historia de los ángeles aparece en tanto que es colateral porque tiene que ver con la historia de los hombres. No sabemos exactamente cual es su misión. Querubín significa ardiente. Pero no podemos entender. Pero lo que la Iglesia sabe es que algunos ángeles van a cumplir más su misión que los demás. Cada ángel realiza una misión distinta. Los serafines y querubines son los que están absolutamente al servicio de Dios, alabándolo. En cambio los ángeles y los arcángeles, las dos ordenes inferiores, están para ayudar a los hombres. Por eso hablamos de ángel de la guarda, absolutamente a nuestro servicio. En cambio arcángel, que significa gran ángel o ángel principal, es el que esta en relación con los hombres pero en cosas extraordinarias como el anuncio de la salvación o la historia de Tobías.

Sabemos que es un mundo complejo y diferente. Son nueve coros que tienen misiones distintas que no conocemos. Sus misiones tienen un marco que va desde adorar a Dios hasta ponerse al servicio de los demás. Hay un mundo que se nos va a revelar que todavía no conocemos. Hay muchos coros que no conocemos. Solo se nos aparecen los ángeles y arcángeles. No es menos ser ángel que arcángel. No es menos adorar al Santísimo que curar a nuestro hermano.

¿Qué relación tiene este mundo con nosotros? No es curioso que Jesús se haya mostrado con toda su belleza. Lo curioso es que Jesús se haya mostrado sin toda su belleza. Dios se hace rechazable, crucificado, para que nuestro "sí" sea libre. Al ser rechazable podemos rechazarlo o aceptarlo en cambio si fuese adorable no lo podríamos rechazar. Lo mismo pasa con esto: Dios nos cierra el telón del mundo por el cual fue creado el hombre.

A veces con poca materia se consiguen cosas extraordinarias. Nos fascina la belleza del espíritu. Una canto, un poema, una pintura. Nada hay en nuestra inteligencia que no haya pasado por los sentidos. No podemos ver el mundo de los ángeles porque este mundo se nos cierra. Pero podemos admirarlo, esperarlo, desearlo, saber que existe.

Jesús esta en la Eucaristía y esta todo el cielo con Jesús. Los ángeles no pueden mirar a otro lado que no sea la Eucaristía en el que está presente Jesús.

Los dos mundos están interrelacionadas. El nexo es el hombre. El hombre es un microcosmos. Todo lo que Dios creó esta presente en el hombre. Somos animal, vegetal y mineral pero también somos espíritu. El espíritu es un orden completamente distinto . El hombre tiene el máximo de este grado material y el mínimo del grado espiritual. El hombre es el dueño de la creación. Dios puso toda su creación al lado del hombre para que el hombre le pusiera su nombre. El hombre usa las cosas que son hermanas suyas para complementar su debilidad. Su fraternidad con las cosas hace que pueda usar las cosas para su beneficio. Trabaja con lo que Dios le dio: eso se llama cultura (cultivo). Lo usa para su beneficio y la cultura lo hace más fuerte al hombre. A estos seres hermanos nuestros lo ponemos a nuestro servicio y nos hace crecer. Usar la madera, el fuego, etc. Todas las cosas que Dios pone las pone para nuestro servicio porque no hay nada en las inteligencias que no haya pasado antes por los sentidos. Para nosotros es mucho más fácil relacionarnos con las cosas materiales que con las cosas espirituales.

Pero lo mismo que pasa con el mundo material, que nos potencia y nos hace crecer, pasa con el mundo espiritual. Si la naranja nos da la vitamina c que no tenemos nosotros, el ángel nos tiene que dar eso que no tenemos nosotros. Nosotros estamos limitados materialmente y en la inteligencia y la voluntad. Lo que tiene el ángel que no tenemos nosotros es más inteligencia y mas coraje. Y lo más que tiene para ofrecernos es la no dependencia a la materia. La materia nos limita. Si estoy acá no puedo estar en otro lugar. En cambio el ángel no. El ángel puede estar donde no estamos. Con respecto a la inteligencia nosotros podemos recurrir a los ángeles para que nos ayuden a responder preguntas, a tomar decisiones, el ángel va a usar medios espirituales para respondernos. Con respecto a la voluntad podemos encomendarle al ángel de la guarda que nos sostenga en la etapa de debilidad.

Las cosas no colaboran con el hombre si el hombre no las toma. Una árbol no se va a convertir sólo en puente. El ángel puede ayudarme a medida que lo pidamos, que lo invoquemos. Siendo débiles necesitamos de los ángeles. En el purgatorio el ángel de la guarda es el que insiste y ora a Dios para nuestra salvación porque nosotros no podemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario